En la Administración del Estado hay razones para la huelga el 8 de marzo

    20/02/2018.
    8 de marzo Huelga de dos horas por turno

    8 de marzo Huelga de dos horas por turno

    Como cada año a estas alturas, cuando se acercan dos fechas significativas en materia de igualdad de género:

    • El 22 de febrero, Día Internacional de la Igualdad Salarial de Hombres y Mujeres, fecha en la que se denuncia la brecha salarial de género o lo que es lo mismo que las mujeres trabajan, trabajamos, gratis como mínimo 58 días al año, algunas muchos más.
    • El 8 de marzo, día cargado de efemérides luctuosas para las mujeres y en el que conmemora el Día Internacional de la Mujer que conmemora la lucha de las mujeres por la igualdad.

    Comienza un rosario de declaraciones políticas del Gobierno al respecto, declaraciones que parecen construidas exclusivamente para salir del paso y que se aprenden como una especie de mantra para que nadie pueda echarles en cara que no saben de qué va la cosa. Además si no se las aprenden, pasa lo que pasa, ahí está la metedura de pata del Sr. Presidente del Gobierno cuando afirmó que en esto de la brecha salarial es mejor no meterse, declaraciones de las que se vio obligado a retractarse.

    Entre las declaraciones hay algunas destacables como las de:

    • La Sra. Báñez, Ministra de Empleo y Seguridad Social, que ya con ocasión del Día Europeo de la Igualdad Salarial , el 3 de noviembre del pasado año, anunciaba modificaciones de los art 26 y 28 del Estatuto de los trabajadores con el objetivo de favorecer que las compañías de mediano y gran tamaño realicen auditorias salariales para evaluar permanentemente la igualdad salarial y el mismo trato entre hombres y mujeres en las empresas y organizaciones y establecer la obligación, por parte de la empresa de ofrecer al personal o a la representación sindical información desagregada por sexo sobre componentes y cuantía de retribución para los puestos de trabajo de igual valor. Y que declara una y otra vez que la brecha salarial es la más pequeña de la historia.
    • La Sra. Montserrat, Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que además de afirmar que el Gobierno ha realizado y realiza grandes esfuerzos por la igualdad en los puestos de trabajo, tanto en promoción interna de las trabajadoras, como en brecha salarial está convencida de que la brecha de género sólo puede ser eliminada con el compromiso de todos, no sólo desde el Gobierno y las comunidades autónomas, sino también de toda la sociedad.
    • El Sr. Rajoy que al retractarse de aquello de “mejor no meneallo” afirmó que daremos todas las batallas para que esas situaciones sean menores.

    Cualquiera que escuchara estas declaraciones pensaría que quienes las hacen están poniendo de manifiesto su compromiso con el asunto en cuestión, la brecha salarial de género, y daría por hecho que ese compromiso se trasladaría a utilizar todos los medios a su alcance para conseguir disminuirla e incluso eliminarla.

    Incluso podría concluir que, ante estas declaraciones tan contundentes, donde primero actuaría esta gente es en los ámbitos laborales que dirige, en su casa. ¡Pues craso error en las conclusiones!

    Si algo hemos aprendido a lo largo de los años quienes trabajamos en la Administración General del Estado (AGE) es que las declaraciones de quienes están en el nivel político son sólo eso, declaraciones y tenemos claro que nunca implican ninguna obligación ni compromiso y por tanto no conllevan exigencia de responsabilidad porque sino ¿cómo se explica?:

    - Que la Ministra Bañez niegue la realización de un estudio de brecha salarial en su propio Ministerio. ¿Qué mejor que empezar por la propia casa?. Al fin y al cabo es una gran empresa, de esas que ella le gustan ¡Más de 37.000 personas trabajadoras!. Desde CCOO se propuso en repetidas ocasiones, incluso utilizando como herramienta para hacerlo la que el Gobierno le ofrece a las empresa desde el Instituto de la Mujer e igualdad de Oportunidades y ofreciendo la posibilidad de empezar por alguno de los organismos autónomos dependientes del Ministerio, incluso por alguno de los más pequeños, como FOGASA o el Instituto de Seguridad salud o Bienestar en el Trabajo. La respuesta siempre ha sido un rotundo NO.

    - Todavía más grave si cabe es la actitud de absoluta negativa en su ámbito de la Ministra Monserrat, al fin y al cabo ella es la responsable de igualdad de este Gobierno y eso debe incluir la igualdad salarial. Ya no se trata de que en su Ministerio no haya estudio de brecha salarial, que no lo hay y punto, en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ni siquiera han realizado el estudio comprometido en la medida Específica 52 del Eje 5 del II Plan de Igualdad de la AGE de la que era responsable directamente:

    El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad desarrollará medidas para detectar los desequilibrios que pudieran existir, brecha salarial y niveles, teniendo en cuenta los porcentajes de mujeres y hombres dentro del personal adscrito al Departamento, con respecto a otros colectivos de la AGE.

    En su descargo debemos decir que es difícil de hacer un estudio comparativo cuando no hay nada con que comparar, porque en la AGE no hay nada hecho en materia de brecha salarial, pero algo tenían que haber hecho porque asumieron el compromiso a pesar de que desde CCOO denunciamos una y otra vez que era un “bluf” .

    En 2015, CCOO no firmó el acuerdo del II Plan de Igualdad, no lo hicimos porque no compartíamos ni metodología ni contenidos, pero en la presión de los últimos momentos de la negociación del mismo, con la intención de arrancar algo que fuera realmente efectivo y que nos permitiera abrir camino, le propusimos a la entonces Directora General de Función Pública, ahora Secretaría de Estado de Función Pública, que firmaríamos si aceptaban solo una medida, una sola medida y nos comeríamos el II Plan enterito: realizar un estudio de brecha salarial de género con la Herramienta de autodiagnóstico de brecha salarial de género del Instituto de la Mujer e Igualdad de oportunidades en cualquier ámbito de la AGE, nos daba igual un organismo autónomo grande o pequeño, los servicios centrales de un departamento o una Agencia Publica, incluso propusimos el propio IMIO.

    Pues bien, en aquel momento mientras la Ministra de la cosa esta de la igualdad la Sra Mato anunciaba la puesta en marcha el Plan Especial para la igualdad de Mujeres y Hombres en el Ámbito Laboral y contra la Discriminación Salarial 2014-2016, con el objetivo de prevenir y corregir la brecha salarial de género, en la AGE se negaban rotundamente a entrar en el análisis de brecha salarial, quedó muy claro que para Función Pública la brecha salarial de género era un línea roja que no pretendía cruzar. Hoy nada ha cambiado.

    Sabemos que la brecha existe en nuestro ámbito, incluso el Banco de España ha hablado de ella, pero les da pavor cuantificarla, probablemente no por la brecha en si misma sino porque implica transparentar retribuciones ocultas como productividades arbitrarias, gratificaciones, pagos por impartición de cursos, participación en jornada, etc.

    Desde CCOO a veces nos preguntamos cómo es posible hallar la media de la brecha salarial en España obviando a personal de las Administraciones Públicas ¿cuántas personas somos? ¿dos millones y medio? En casi 19 millones de ocupados/as, más de un 13% no debería ser un montante a despreciar. Y en la AGE más de medio millón si tenemos en cuanta a la Policía y FFAA. Pues lo hacen ¡y tan anchas las ministras!

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.