Y mientras tanto… las agresiones continúan, esta vez en la prisión de Segovia y Murcia

    El déficit estructural de personal, tanto laboral como funcionario, en Instituciones Penitenciarias, la necesidad de abordar la enfermedad mental y que se implanten medidas de prevención de riesgos laborales, así como la falta de formación y medios, están convirtiendo las agresiones en una pandemia en las prisiones.

    30/10/2018.
    Basta de agresiones

    Basta de agresiones

    Llueve sobre mojado y en estos últimos días se han producido nuevas agresiones al personal penitenciario. Las últimas en el Centro Penitenciario de Segovia, donde los trabajadores intentan tranquilizar a un interno en estado muy agresivo acabando siendo uno de ellos agredido, y Murcia, donde un interno se abalanzó a un funcionario y un médico cuando se acercaron a su celda para darle su tratamiento médico.

    CCOO ha venido denunciado la situación alarmante en que se encuentran los Centros Penitenciarios, donde existe un déficit estructural de personal que alcanza las 3400 vacantes sin cubrir, a lo que hay que añadir el envejecimiento de la plantilla y la necesidad de estrategias para abordar la enfermedad mental, así como contar con los medios necesarios.

    Las agresiones en prisiones se han duplicado en el último año, sin que se haya tomado ninguna medida salvo un Protocolo contra las agresiones que, día a día, deja clara su ineficacia y el cual CCOO NO FIRMÓ, ya que no aborda los problemas estructurales que generan las agresiones en los Centros Penitenciarios. Sin los medios de protección adecuados y si cada día hay menos plantilla, las agresiones y la salud de los trabajadores y trabajadoras penitenciarios estará siempre en peligro.

    Para CCOO las agresiones en prisiones no son inevitables ni están contempladas en la nómina del personal. Y exige que se adopten las medidas necesarias para salvaguardar la salud del personal penitenciario y denuncia que el protocolo contra las agresiones en Instituciones Penitenciarias es una mera declaración de intenciones.

    CCOO demanda medidas activas urgentes, una oferta de empleo público extraordinaria y un plan integral contra las agresiones al personal penitenciario digno que garantice la salud laboral.

    No queremos que el servicio público de prisiones sea un gueto donde la Ley de prevención de riesgos laborales no se aplique y donde la salud laboral y la integridad de las empleadas y empleados públicos estén en peligro continuo.

    Contra las agresiones, por una oferta de empleo público, para eliminar la brecha salarial, para recuperar la negociación colectiva y para exigir que se cumplan los compromisos adquiridos.

    ¡¡Todas y todos vamos a la huelga en prisiones!!

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.