¿Hasta cuándo va a seguir la Administración Penitenciaria ocultando las agresiones a su personal?

    La agresión a una compañera, en el Centro Penitenciario de Murcia II, con lesiones en los ojos, por ser atacada con un producto irritante, la tercera en una semana en éste centro, ha puesto de manifiesto dos cuestiones que CCOO viene denunciando insistentemente.

    08/11/2018.
    Movilización en el C.P. Murcia II

    Movilización en el C.P. Murcia II

    • En primer lugar, cómo los gestores de un servicio público desprecian nuestra actividad y banalizan las agresiones hasta negar que existen.
    • Por otra parte, el PEAFA (Protocolo específico de actuación frente a las agresiones), que sigue avalado por dos organizaciones sindicales, permite que estos gestores actúen con total impunidad, por ser ésta una herramienta de la Administración para impedir la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos a las trabajadoras y trabajadores penitenciarios.

    Desde la Delegación del Gobierno de Murcia nos faltan al respeto manifestando que el problema radica en la sensibilidad ocular de la compañera. Evidentemente quien lo dice, desde un confortable despacho, no le suelen tirar lejía con detergente a los ojos en su puesto de trabajo.

    Pero como aún no es suficiente ésta actitud de desprecio e ignorancia de nuestra actividad como servicio público, desde la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias tratan de mentir, ocultar y engañar a la opinión pública hablando de un “accidente”.

    Efectivamente estamos ante un accidente laboral, pero por agresión a una trabajadora, de modo intencional y nada casual o incidental.

    No podemos hacer otra cosa que solidarizarnos con ésta compañera agredida en dos ocasiones: en su puesto de trabajo y por las manifestaciones de los que afirman ser sus directivos.

    Seguiremos con nuestras actuaciones contra las agresiones y contra quienes las permiten, que no es otra cosa que el PEAFA.

    CCOO lleva mucho tiempo manifestando que las agresiones tienen solución, que no hay que inventar nada, que todos los inventos que se han impuesto son para proteger la negligencia de los gestores, como una vez más ha quedado demostrado.

    CCOO se “conforma” con que se aplique la Ley de Prevención de Riesgos Laborales al personal de Instituciones Penitenciarias, porque la Ley es clara y taxativa:

    Artículo 14. Derecho a la protección frente a los riesgos laborales.

    Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.

    Artículo 15. Principios de la acción preventiva.

    1. El empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención previsto en el artículo anterior, con arreglo a los siguientes principios generales:

    a) Evitar los riesgos.

    b) Evaluar los riesgos que no se puedan evitar.

    c) Combatir los riesgos en su origen

    Artículo 16. Plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de los riesgos y planificación de la actividad preventiva

    2 b).- Si los resultados de la evaluación prevista en el párrafo a) pusieran de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario realizará aquellas actividades preventivas necesarias para eliminar o reducir y controlar tales riesgos

    Artículo 18. Información, consulta y participación de los trabajadores.

    2. El empresario deberá consultar a los trabajadores, y permitir su participación, en el marco de todas las cuestiones que afecten a la seguridad y a la salud en el trabajo, de conformidad con lo dispuesto en el capítulo V de la presente Ley.

    Artículo 19. Formación de los trabajadores.

    En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva, tanto en el momento de su contratación, cualquiera que sea la modalidad o duración de ésta, como cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe o se introduzcan nuevas tecnologías o cambios en los equipos de trabajo.

    Con el cumplimiento efectivo y veraz de estos y otros artículos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995 las agresiones disminuirían drásticamente, pero la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, al igual que con Gobiernos anteriores, prefiere ocultar la dramática realidad de las agresiones.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.