La sanidad penitenciaria al borde del colapso

  • La oferta de empleo público anual de personal facultativo no se cubre y la Administración propone turnos de trabajo de 24 horas para cubrir la sanidad de atención primaria en las prisiones.

Este año se han ofertado 35 plazas de facultativos aunque sólo se han presentado 24 médicos. No se cubrirán las jubilaciones del año anterior, a lo que hay que sumar el déficit estructural que se arrastra de 187 plazas vacantes.

01/04/2019.
Enfermería

Enfermería

La sanidad penitenciaria está tan falta de personal que, para mantener un mínimo de asistencia, tienen que implantar turnos de 24 horas, lo que supondrá realizar un mayor número de guardias en aquellas prisiones que cuenten con muy pocos efectivos y con una plantilla muy envejecida. Cerca del 80% de los facultativos de prisiones se jubilarán en los próximos años y tendrían que estar trabajando con un horario normalizado, de 7 horas y media, sin guardias a partir de los 57 años. CCOO ha solicitado la evaluación de los riesgos que para la salud tienen estos horarios y que esta modificación horaria se vincule a la reposición de todas las plazas vacantes.

“Esta nueva medida es un parche más que no aborda los problemas estructurales de la falta de personal sanitario en las prisiones. Es urgente adoptar una política de personal que, además de reconocer la importante labor del colectivo sanitario, haga más atractivos estos puestos de trabajo, mejorando sus condiciones retributivas, ya que existen unas diferencias salariales de hasta 1.500 euros mensuales respecto al Servicio Nacional de Salud. Incluso existen diferencias salariales entre los diferentes centros penitenciarios, ya que una parte de sus retribuciones está ligada al número de celdas que tenga el establecimiento penitenciario y no al número de personas internas que atienden.”

La realidad laboral de estos profesionales es que después de 30 años de servicio en Prisiones no existe ningún reconocimiento laboral ni salarial, ningún mecanismo de incentivación ni de motivación que valore la experiencia en el medio penitenciario. “No podemos olvidar que las funciones del personal sanitario de las prisiones exceden de las comúnmente realizadas en cualquier centro de atención primaria, abarcando urgencias, salud pública (especialmente el área de programas) y, en centros de atención a drogodependientes, unidades de conductas adictivas, etc., que incluyen programas de deshabituación o de prevención de suicidios, entre otros.

A diferencia del Sistema Nacional de Salud y de la sanidad militar, que han desarrollado la carrera profesional en sus respectivos ámbitos, la sanidad penitenciaria se ha quedado muy atrasada en cuanto a derechos laborales y calidad asistencial del sistema sanitario penitenciario.

Para CCOO, la transferencia de la sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas solucionaría gran parte de los problemas. La integración en el área de atención primaria de los respectivos entes autonómicos del Servicio Nacional de Salud, no sólo es una obligación legal desde el 2003, sino también una necesidad ética, en cuanto a que la condena no puede suponer una atención sanitaria diferenciada.

“La incompetencia en la gestión de los diferentes gobiernos, unido a las diferencias de carácter político y presupuestario entre la Administración del Estado y las comunidades autónomas, que han dilatado en el tiempo el proceso de transferencias, son las responsables del colapso sanitario de las prisiones”, concluye el sindicato.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.