El personal penitenciario no puede seguir más tiempo sin protección frente a las agresiones

    Las últimas agresiones padecidas por el personal de las prisiones de Puerto III, Aranjuez y las Palmas II, en el día de ayer, vuelve a demostrar que las permanentes denuncias de CCOO, acerca de que el Ministerio del Interior y la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, no abordan las agresiones al personal penitenciario. Son un hecho que se repite constantemente.

    08/04/2019.
    Prisión de Puerto III

    Prisión de Puerto III

    Como siempre manifestamos nuestro deseo para una pronta recuperación de las lesiones físicas y psíquicas de las víctimas de éstas agresiones. Pero esto no es suficiente para abordar las agresiones. Necesitamos que el crecimiento de las mismas se invierta y sean prevenidas y controladas, en su mayoría, para que el personal pueda cumplir su servicio constitucional de la reinserción, sin jugarse la integridad por negligencia de los gestores penitenciarios.

    CCOO ha denunciado que la respuesta del PEAFA no sirve para abordar las agresiones. Las agresiones no se abordan después de producirse, ni son solamente un problema regimental, las agresiones exigen ser abordadas con la legalidad por delante, con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que tiene mecanismos para éstas situaciones, es decir, deben ser evaluadas, prevenidas, corregidas y dar apoyo integral cuando sucedan.

    La primera medida preventiva para combatir las agresiones es reconocer la gravedad que éstas alcanzan en prisiones, y consecuentemente reconocer que el PEAFA no sirve para abordarlas, como ha quedado constatado cuando los propios firmantes denunciaron las agresiones que deberían prevenir. En primer lugar hay que avanzar reconociendo el problema, y en segundo reconociendo que la herramienta no sirve. El PEAFA no es útil contra las agresiones.

    CCOO, único sindicato de la Mesa de Negociación que no firmó el PEAFA, como sindicato que ha llevado el problema de las agresiones a todos los foros europeos y nacionales, ha denunciado ante la Inspección Central de Trabajo éste problema; lo hemos hecho con datos jurídicos sólidos y argumentado de hechos suficientes, como el informe que se acompaña a ésta nota, y lo seguiremos haciendo a cualquier nivel hasta que éste problema se aborde con rigor, y la integridad del personal no esté cuestionada por ir a trabajar.

    Las agresiones son una pandemia de salud pública, y el Estado debe de dar respuesta a las exigencias que hacemos los representantes de los trabajadores. Mirar para otro lado, como hasta ahora, solo agrava el problema. Deja al azar bien que ocurra una desgracia o bien que haya una explosión de rabia ante tanta impotencia. Y éste compromiso, frente a la gravedad de éste riesgo laboral en las prisiones españolas compete a los organismos que las gestionan y las autoridades laborales, que deben de velar porque la legalidad proteja de los riesgos laborales.

    CCOO exige respuestas desde la responsabilidad, y un rigor frente a un problema que tiene soluciones. No es una plaga bíblica sino que responde únicamente a la negligencia de la gestión penitenciaria de los últimos Gobiernos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.